• Requisitos para ser un buen administrador de fincas

  • El buen profesional de la administración de fincas reúne un conjunto de cualidades y características fundamentales que le permiten el óptimo desempeño de sus labores. Este tipo de profesión exige el dominio de una gran variedad de aspectos y detalles relacionado con el cuidado y mantenimiento de una finca.

    La versatilidad de un administrador de fincas se basa en su capacidad de desempeñar toda una amplia gama de tareas desde la gestión de los ingresos y gastos de la comunidad, la contratación de suministros y servicios, la inspección de las instalaciones y sistemas de la comunidad, entre otras funciones. De igual forma, dicho profesional actúa como mediador entre los propietarios ante ciertos conflictos, aunque usualmente muchos administradores median solo entre el presidente y el resto de los vecinos o propietarios.

    Habitar en un inmueble en donde se comparten elementos comunes con otros propietarios o vecinos siempre supone una cantidad esperable de problemas e inconvenientes vecinales, por lo que en este tipo de situaciones es vital disponer de un mediador como lo es el administrador de finca quien hallara la solución más oportuna e idónea para toda la comunidad vecinal.

    Requisitos para hacer una buena gestión

    En todas las localidades existen diferentes empresas dedicadas a prestar servicios de administración de fincas, por lo que resulta conveniente conocer qué cualidades y requisitos debe poseer un buen administrador de finca para poder contratar al más indicado para nuestra comunidad. Entre los requisitos que se le exigen a todo buen administrador destacan los siguientes:

    • Tener la titulación respectiva para este oficio. En este caso los propietarios de la comunidad o el presidente de la misma debe exigirle al profesional a contratar la acreditación que demuestre que dicho prestador de servicio se encuentra calificado para la gestión de fincas. Esta titulación puede ser una licenciatura en derecho, política, ingeniería, economía, ámbito empresarial entre otras carreras y además graduarse en la institución escolar oficial para la administración de fincas.
    • Debe ser un profesional con experiencia, lo que significa que los propietarios han de exigirle al administrador que demuestre su clientela anterior.
    • Debe ser un profesional que ofrezca la mayor disponibilidad horaria posible para que la comunidad siempre pueda contar con el mismo.
    • Cumplirá con todas las formalizaciones necesarias para el funcionamiento óptimo de la finca.
    • Tendrá la capacidad de afrontar conflictos, emergencias y situaciones polémicas y estresantes de forma ecuánime para poder tomar las mejores decisiones para la comunidad.
    • Debe poseer dotes en lo que respecta a contabilidad para el perfecto manejo de los ingresos y egresos de la comunidad.

    Un buen administrador siempre reunirá todas las anteriores cualidades que se han descrito, lo que lo convertirá en el profesional indicado para la gestión inmuebles, fincas o comunidades de propietarios. Los servicios de este profesional son totalmente invaluables y una comunidad logra funcionar de forma óptima solo cuando posee un administrador diligente, experimentado y comprometido con el bienestar del inmueble, por ello, te invitamos a que tengas en cuenta las características anteriormente descritas para que tu comunidad contrate al mejor administrador.

ACEPTAR Este sitio web usa cookies. Si sigue navegando está dando su consentimiento para aceptar nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.


Aviso de cookies