• Todo lo que necesitas saber sobre la contabilización de consumos individuales de calefacción

  • El pasado cuatro de agosto se comulgo el denominado Real Decreto Ley 736/2020 el cual tiene el propósito de legislar la contabilización apropiada de los consumos individuales en lo que respecta a instalaciones y sistemas térmicos de inmuebles como las comunidades de propietarios. Con este nuevo decreto se completa el paso de transitar una nueva directiva en eficiencia energética y que debido haberse llevado a cabo desde hace muchos años para evitar sanciones como la que recibió España en el año 2015 por no cumplir con la transición establecida para promover la eficiencia energética.

    ¿Cuáles son las comunidades de vecinos que se ven afectadas?

    Esta nueva normativa afectara a todas aquellas fincas e inmuebles que poseen sistemas de refrigeración o calefacción y que hayan sido construidas previo a la entrada en vigencia del RITE o Reglamento para las Instalaciones Térmicas de Edificios. Sin embargo, se ha establecido que aquellos edificios ubicados en las localidades donde predominan las temperaturas más altas de España están exentos de instalar contadores individuales al igual que aquellos edificios en los que resulte técnicamente imposible, o en los inmuebles donde la inversión que se deberá hacer para el montaje de contadores individuales no se logre recuperar en los próximos 4 años mediante los ahorros que esta instalación genera.

    ¿Qué modalidad de contabilización ha de instaurarse?

    Si bien el Real Decreto tiene el objetivo de promover la instalación de contadores individuales, en los edificios en los que este procedimiento no sea viable como por ejemplo aquellos inmuebles con sistemas de calefacción dispuesto en columnas, se recomiendan otras modalidades u opciones de contabilización tales como los repartidores de gastos de calefacción. De igual forma, es importante saber que este Real Decreto exige además que el tipo de dispositivo de contabilización utilizado cuente con una herramienta de lectura a distancia o remota.

    ¿Cuál es el ahorro?

    Los argumentos en los que se basa esta nueva normativa indican que es posible obtener un ahorro monetario de hasta un veinticuatro por ciento de todo el consumo implementado por el edificio para la calefacción, por ello se plantea que un plazo de 4 años o menos se podrá recuperar el gasto efectuado para la instalación de todos los contadores individuales necesarios en una comunidad. No obstante, es necesario de que los usuarios de dichos sistemas de calefacción adopten medidas necesarias para regular el consumo energético que supone la calefacción, ya sea con un control manual estricto o a través de herramientas para disminuir el uso de la calefacción como lo son las válvulas termostáticas de los radiadores o válvulas que regulan en consumo mediante las lecturas emitidas por un termóstato externo del ambiente.

    ¿Si se instaura la contabilización de tipo individualizada como se reparten los gastos entre vecinos?

    Se deben especificar y determinar una vez instalados los contadores individuales cuanto es el porcentaje de responsabilidad de pago de cada vecino en base a su gasto energético, siendo recomendable que cada propietario o vecino se asuma entre el sesenta y setenta y cinco por ciento del coste neto o total de los gastos por refrigeración y calefacción.

    ¿Cómo deben proceder las comunidades?

    En el decreto se han establecido además una serie de plazos para que las comunidades adopten lo establecido en esta nueva normativa. Dicho plazo varía según la región climática en la que resida el inmueble. En general la mayoría de las comunidades de vecinos tienen un plazo de quince mees para obtener un presupuesto de la inversión a realizar por el montaje de contadores individuales o para obtener el informe técnico en donde se indique la imposibilidad de implementar este tipo de contabilización.

    ¿Cuáles son los beneficios que trae este Real Decreto?

    El principal beneficio que tendrá esta ley es el mejor aprovechamiento y uso de la energía lo que supondrá una mejora en el rendimiento energético de las comunidades y edificios, ya que al individualizar el consumo cada usuario se sentirá responsable por la factura que deberá pagar mensualmente, por ello intentará reducir su factura optimizando el uso que este le otorga a la calefacción. Un ahorro energético no solo refleja una ahorro monetario, sino que además representa un impacto favorecedor para el medio ambiente dado a que se reduce la emanaciones de gases contaminantes que afectan el medio ambiente.

ACEPTAR Este sitio web usa cookies. Si sigue navegando está dando su consentimiento para aceptar nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.


Aviso de cookies